Tendencias
Códigos QR: innovación en la formación

Los usos de los códigos QR se han multiplicado y en el ámbito educativo se está explorando su utilización, gracias a su capacidad para conectar objetos reales con contenidos web. Análisis de las ventajas de su implementación en proyectos formativos, explorando el impacto en instituciones educativas y en empresas, los procesos de asimilación por parte de sus usuarios, y los contextos propicios para incorporarlos. Proyectos concretos en Chile, Perú, Argentina y España.

 

por Constanza Donadio (editora Periodística America Learning Media)

 

Con la evolución y expansión que experimentó Internet en las últimas dos décadas, el desarrollo y crecimiento de múltiples dispositivos móviles, y la fuerte potencia que viene desarrollando la realidad aumentada desde hace un par de años, los códigos QR desarrollados en Japón en 1994 por la compañía Denso Wave (subsidiaria de Toyota) están incrementando fuertemente su incidencia en los procesos formativos, luego de su originaria utilización para registrar repuestos en el área de la fabricación de vehículos. Su rápida difusión, en parte, tiene que ver con que sus creadores no reclamaron la patente, por lo que se trata de un mobile tag de código abierto y licencia libre.

 

Para poder entender la dimensión del fenómeno, vale tener en cuenta que sólo en territorio japonés, más de 30 millones de personas tienen un lector de QR, mientras que según un informe elaborado por Nellymoser el auge de los códigos QR ha sido durante el ejercicio 2011 superior al 228%! en Estados Unidos.

 

En su artículo “Presentación de los códigos QR y explicación de algunos de sus posibles usos a nivel educativo”, Jaume Vila Rosas manifiesta que las siglas QR hacen referencia al término Quick Response Barcode. “Esta tecnología permite cifrar, de forma rápida, texto plano en formato de código de barras. Su nombre proviene de la frase Quick Response (respuesta rápida) ya que se diseñó para ser decodificado a alta velocidad. Los códigos QR son un mobile tag, es decir, un conjunto de imágenes bidimensionales que se decodifican con un teléfono móvil y que permiten información más directa al usuario. Estos códigos existen desde hace tiempo pero se han popularizado gracias a la proliferación de lectores para teléfonos móviles inteligentes (smartphones)”, describe el autor, aclarando que las apps de los códigos QR no se limitan, única y exclusivamente, a la telefonía móvil, sino que cotidianamente se ven aplicados y distribuidos en soportes y lugares diferentes.

 

“Los usos de los códigos QR se han multiplicado y el ámbito educativo está explorando su utilización. La gran innovación de los códigos QR consiste en conectar los objetos reales con cualquier contenido web. Los dispositivos móviles son capaces de leer estos códigos desde cualquier superficie, ya sea impresa o en pantalla. De este modo, un documento en papel puede convertirse en un material multimedia si se utiliza a través de un dispositivo móvil. Esta forma de recibir información es más económica, lo que puede ayudar a que las editoriales exploren la viabilidad de ligar los contenidos multimedia con los soportes impresos”, señala Jaume Vila Rosas.

 

Entrevistada por America Learning Media, Susana Trabaldo, directora de Net-learning, empresa de referencia en Latinoamérica y España en el ámbito de la formación online, con más de 11.000 egresados de sus programas formativos, sostiene que los códigos QR son un valor agregado que maximiza las variables de tiempo, intensidad y transferencia de conocimiento, aprovechando el hecho de que el dispositivo móvil es uno más de los elementos personales que se lleva a diario. “Como ventaja podemos agregar que motiva a los estudiantes y no tiene casi costo económico para la institución ya que los estudiantes cuentan ya los con los dispositivos y la formación para los profesores es rápida y sencilla”, considera.

 

Para Elio Fernández Serrano, profesor de Departamento de Educación de la Universidad de Santiago (Chile) y experto en e-learning y tecnologías para el aprendizaje en Internet, los códigos QR aportan la ventaja de aumentar las posibilidades de integrar diversos materiales multimedia en el aula. “Hablamos de audio, imagen, gráficos e incluso vídeos que, vinculados a un código, cada estudiante puede reproducir en su propio celular o dispositivo móvil. El docente puede generar verdaderas guías multimediales en una sola hoja de papel con códigos que entregan en una secuencia de reproducciones con un fin pedagógico. Por otra parte, es muy interesante otorgarle al estudiante la posibilidad de crear sus propios códigos para crear estructuras de contenido a modo de productos de aprendizaje, vinculados principalmente por elementos construidos por ellos en la web 2.0”, explica en declaraciones exclusivas para America Learning Media el también responsable del blog SocioTecnologiaEducativa.com.

 

“Las ventajas son ilimitadas, aunque debemos mantener la preocupación como docentes de poder planificar de muy buena manera las variables que nos puedan jugar a favor o en contra como en todo proceso de innovación con TIC en la escuela y en otras instancias formativas como el e-learning”, advierte el especialista chileno, que publica en esta misma edición de America Learning Media un trabajo titulado “Códigos QR en Educación: más que información añadida”.

 

“Fundamentalmente, facilitan una serie de procesos al interior de las instituciones y dentro del aula, donde ocurre el proceso de aprendizaje a cabalidad. Estamos hablando de una tecnología que permite con un dispositivo móvil (smartphone) y un simple código impreso en un papel (u otro soporte), poder acceder con un click a diversidad información en una mayor profundidad que la que ofrece una hoja de papel”, describe Fernández Serrano, quien también se desempeña como diseñador instruccional en el Área de Formación en el Centro de Investigación e Innovación en Educación y TIC de la Universidad de Santiago (CIIET).

 

“La clave está en la simpleza de su uso y la facultad de sintetizar el acceso a información disponible en la Internet. Esto permite por una parte abaratar costos a nivel logístico, ya que tanto imágenes como material multimedia estaría codificados en una simple hoja de papel que puede estar incluso fotocopiado, y por otra parte, no deja de ser interesante que la gestión de estos recursos quede a disposición del estudiante, para ser observado cuantas veces quiera para su análisis y comprensión en su propio proceso ritmo de aprendizaje. Esta lógica favorece lo que podríamos entender como un modelo 1 a 1 con dispositivos móviles”, agrega Elio Fernández Serrano.

 

Desde su blog, la empresa Dismedia destaca que al ser un sistema de almacenamiento de información, puede servir para ampliar una materia u ofrecer la bibliografía de una asignatura. La gran innovación de los códigos QR consiste en conectar objetos reales con cualquier contenido web. Los dispositivos móviles son capaces de leer desde cualquier superficie (papel, pantalla…) estos códigos. Así, un contenido en papel es capaz de convertirse en multimedia través de un Smartphone, por ejemplo -indican.

 

En tanto, Fernando Seijo, profesor de cursos de Net-Learning, apunta que los códigos QR son una manera simple y práctica de brindar información para un acceso ágil e inmediato, a través de un dispositivo móvil. “Aumentan la información que un objeto, espacio o publicación, ofrece, al ampliarla y permitir compartirla rápidamente. Los códigos QR constituyen recursos económicos y de fácil utilización enfocados a distintas audiencias con mensajes bien dirigidos”.

 

Impacto en instituciones educativas y en las empresas

 

“En Argentina se están comenzando a implementar cada vez más. En primer lugar, a partir de una mayor penetración de dispositivos móviles con acceso a Internet, que cada vez tienen mayor difusión y son accesibles a una porción más amplia de la población. En segundo término, generar un código QR es relativamente sencillo pero, a la vez, otorga ‘motivación e innovación’, lo que lo hace particularmente atractivo”, explica la directora de Net-learning, Susana Trabaldo.

 

Por su parte, Elio Fernández Serrano analiza que las experiencias de integración de los códigos QR a modo general y, especialmente a nivel escolar, aún es lenta ya que es una tecnología de poca data masiva. “Sin embargo, a nivel académico ya está entrando con mucha fuerza en lo que respecta a su integración en paper o documentos bibliográficos que los enriquecen a éstos, en plena vinculación con las posibilidades ilustrativas que están en la web”, evalúa.

 

“A nivel de empresas vemos mayores avances en lo que respecta a su uso, pero más bien desde un punto de vista publicitario, más que desde una visión de integración efectiva en los procesos de aprendizaje. En la medida en que la penetración social de esta tecnología adquiere mayores dimensiones, sus potencialidades pedagógicas comenzarán a ser descubiertas para una mayor cantidad de personas”, opina el investigador chileno.

 

Consultado sobre la utilidad que se les da a los códigos QR en los sectores educativo y empresarial, Fernando Seijo, profesor de cursos virtuales impartidos desde Net-Learning, destaca que ofrecen grandes posibilidades de acceso a información y comunicación en formatos variados. Entre algunos de sus usos, el docente cita los siguientes:

- En el sector empresarial:

Agregados al material publicitario, para conducir tráfico al sitio web de una empresa.

Ampliar la información de un producto, dar instrucciones, detalles, o características.

Promocionar productos y servicios.

- En el sector educativo:

Como agenda para apuntar informaciones, tareas, trabajos, fechas de entrega, de exámenes.

Al final de un apunte que lleve a un sitio donde se puedaencontrar más bibliografía acerca de los temas relacionados.

En el interior de un aula, poner los códigos QR para que los alumnos vayan directamente al canal de video de la Institución o a otros sitios de interés.

 

Para Elio Fernández Serrano, a nivel educativo los códigos QR pueden ser incluidos ya sea en la infraestructura de la escuela, en el ordenamiento logístico para añadir información a diversos elementos inmuebles, como también para favorecer la fluidez de información con padres y apoderados en el reconocimiento de las dependencias escolares que estarán acompañadas de estos códigos orientadores. Por otra parte, a nivel de ordenamiento administrativo de bibliotecas y recursos, también resulta muy valioso. De la misma manera en la lógica empresarial es posible ingresar estos códigos para el ordenamiento logístico de los recursos y darle a los espacios físicos elementos de realidad aumentada que añadan información y enriquezcan experiencias de reconocimiento y fluidez de información.

 

¿Cuál es el contexto propicio para incorporarlos en escuelas y universidades, y en empresas? Susana Trabaldo entiende que se pueden incorporar a cualquier tipo de contexto que necesite de acceso a cierta información. “Sólo requiere un generador de códigos para la organización, un dispositivo móvil con la aplicación de lectura instalada y conexión a Internet”, enumera la directora de Net-learning.

 

Para Elio Fernández Serrano, lo ideal es garantizar el soporte técnico de esta tecnología, que requiere de un acceso a internet estable dentro del establecimiento o comunidad estudiantil, y que los alumnos tengan los dispositivos necesarios. Y por otra parte e igualmente importante, el fortalecimiento de las habilidades TIC, tanto de docentes como del personal de empresas, para el manejo técnico adecuado y metodológico a fin de lograr una inserción estratégica de esta tecnología en los procesos de integración curricular.

 

Proceso de asimilación

 

“La resistencia a la incorporación de nuevas herramientas tecnológicas tanto en el ámbito educativo como corporativo ha sido siempre un tema de debate”, reconoce Susana Trabaldo. “El uso de dispositivos móviles es cada vez más frecuente y amplio, porque con el tiempo ha sumado nuevos usos que reducen las brechas digitales y aumentan su poder. Estas herramientas tecnológicas han cambiado la manera de vivir, por ende es importante también adoptarlas para enseñar y comunicar”, invita la directora de Net-learning.

 

En el trabajo “Presentación de los códigos QR y explicación de algunos de sus posibles usos a nivel educativo”, anteriormente citado, Jaume Vila Rosas considera que cuando se trata de la llegada de una nueva tecnología en el aula, como los códigos QR, su introducción y adopción será lenta. “Pero es interesante pensar en las aplicaciones que, a nivel educativo, puede tener este desarrollo. Uno de los principales usos educa-tivos de estos códigos en las aulas consiste en la vinculación de los contenidos educativos en formato papel con recursos situados en Internet:

• Textos con información adicional.

• Baterías de preguntas sobre un tema.

• Acceso a foros de discusión.

• Enlaces con recursos clasificados por temas.

• Demostraciones prácticas de determinados procesos.

• Mapas o coordenadas.

• Contenidos multimedia de diferente tipología (audios, vídeos, animaciones, etc.)

 

A criterio de Fernández Serrano en el ámbito educativo siempre es un proceso lento. “Los docentes aspiran a desarrollar sus planteamientos pedagógicos siempre desde lo que conocen y manejan con certeza. Lo nuevo genera ciertos temores, por lo tanto la integración de estas nuevas tecnologías como los códigos QR, puede generar ciertos temores. Estamos en una etapa en la cual estamos reconociendo esta nueva tecnología y compartiendo sus posibilidades con docentes innovadores, ellos/ellas serán los líderes que lleven a sus escuelas estas interesantes propuestas didácticas con códigos QR”, apunta.

 

“A nivel corporativo el proceso de asimilación tecnológica siempre ha sido más rápido, movido por la agilidad del mercado y la competencia. A nivel de empresa, y especialmente aquellas que tienen sus nichos en gestión de información, han usado con agilidad y destreza esta nueva tecnologías para sus estrategias comerciales y comunicativas”, asevera el experto chileno en e-learning y tecnologías para el aprendizaje en Internet.

 

Mientras que el director del Centro Nacional de Desarrollo Curricular en Sistemas no Propietarios (CeDeC), Antonio Monje Fernández, sostiene –por su parte- que debemos tener en cuenta que la implementación de una nueva tecnología en el aula se debe realizar paulatinamente y su consolidación se logra de forma lenta. “El principal uso que le podremos dar a esta tecnología en el aula consiste en vincular contenidos educativos en formato papel a recursos de internet, por ejemplo:

información adicional sobre un tema

lista de material para un trabajo

cuestiones o problemas

accesos a recursos didácticos

demostraciones de problemas o experimentos

mapas, localizaciones

recursos bibliográficos

vídeos, audios,

etc…”.

 

Proyectos concretos: implementaciones de códigos QR

 

El Proyecto SPecial QR (SPQR), desarrollado por Fundación Orange (España), busca favorecer los niveles de comprensión del ambiente que les rodea a personas con diversidad funcional, como niños autistas o sordos. Esto facilitaría para ellos el acceso a información de manera autónoma y ágil, dentro de sus posibilidades físicas y psíquicas.

 

En América Latina, Elio Fernández Serrano, informa que hay experiencias innovadoras que vale la pena mencionar, como son los casos de la escuela Jesús Nazareno, de la región de Ancash (provincia de Huaraz, Shancayán, en Perú), en la cual se han utilizado los códigos QR en el marco del Libro Conociendo el Museo Arqueológico de Ancash: “Tradiciones culturales del Antiguo Perú”, usando realidad aumentada (acceder al proyecto).

 

En Argentina, Fernández Serrano invita a conocer el caso de integración de esta tecnología en el proyecto Geometría Aumentada desarrollado por el Northfield School, en donde se vinculan figuras geométricas depositadas en un blog del curso, de manera que la experiencia fuera de trabajo colaborativo de la comunidad de curso, y muy interactivo en lo que respecta al trabajo en equipo (acceder a experiencia).

 

Otra experiencia rescatable por parte del especialista de la Universidad de Santiago y responsable del blog SocioTecnologiaEducativa.com, fue la desarrollada por estudiantes de Diseño Gráfico de la Universidad Santo Tomás en Chile, en donde se realizó una exposición de fotográficas de arte en la ciudad de la Serena, en el marco de un Curso de Fotografía (acceder a la iniciativa).

 

Mientras que en España y en respuesta a las inquietudes de los alumnos de 6º grado de Educación Primaria del Colegio Sant Andreu (Badalona), frente a la circunstancia de tener que pasar a una nueva etapa educativa y mudarse de edificio, el profesor Joan Calvo impulsó una actividad denominada: “A un paso de la ESO con QRs“. “El objetivo principal ha sido que se familiaricen con el entorno de secundaria y sus aulas ya que en nuestro centro se encuentra en una otro edificio. Por este hecho y para familiarizarse con los espacios han realizado una actividad en la asignatura TIC utilizando sus propios dispositivos móviles”, relató el docente. El contenido audiovisual de los códigos QR fue creado por alumnos de 4º año de ESO, en la asignatura de Informática, y consistió en un vídeo grabado por los propios alumnos explicando los espacios y características más destacadas del edificio. “La actividad ha consistido en una especie de ginkana con códigos QR donde los diferentes grupos de alumnos se orientaban por el edificio utilizando unos planos y rellenando un pequeño formulario”, describió Calvo.

 

En el Colegio El Valle-Valdebernardo (Madrid) se han desarrollado varias experiencias de fomento de la lectura entre los alumnos de primer ciclo de ESO basadas en recomendaciones literarias mediante el empleo de códigos QR. Dichas experiencias pretenden acercar esta herramienta al alumnado mediante la creación de sus propios códigos QR con una finalidad literaria. En su blog Apuntes de Lengua, el profesor José Hernández Ortega –impulsor de esta iniciativa- relata las características de los proyectos:

Exposición de fragmentos de libros en códigos QR. Cada alumno recomienda un fragmento de su libro favorito a través de sus dispositivos móviles. El fragmento puede verse en los teléfonos móviles a través de un código QR, mediante el cual, además se puede acceder a información sobre el autor y título del libro al que corresponde ese pasaje.

Pósters temáticos sobre obras y autores en códigos QR con enlaces a archivos sonoros grabados por el alumno lector del libro, en los que se puede conocer la opinión de varios alumnos sobre un mismo libro, y las obras de un único autor.

 

Por su parte, Fernando Seijo, profesor de cursos virtuales de Net-Learning, refiere a una experiencia efectuada por El Periódico (de Catalunya), donde más de 33.000 lectores accedieron a vídeos desde los códigos QR insertados en la edición impresa. “La iniciativa, pionera en la prensa diaria española, es una muestra más de la apuesta decidida del diario por la innovación y las soluciones tecnológicas que ofrezcan valor a sus subscriptores. Se trata de un puente de conexión entre la edición en papel y los contenidos actualizados constantemente en la web del diario. A la información escrita y las fotografías se suman ahora contenidos multimedios mediante la inestimable ayuda de los códigos QR. Este medio apuesta firmemente por los contenidos audiovisuales, con una veintena de vídeos diarios, de producción propia y externa”, comenta.

 

En su post “Experiencia didáctica usando códigos QR”, el director del Centro Nacional de Desarrollo Curricular en Sistemas no Propietarios (CeDeC), Antonio Monje Fernández, publica una experiencia desarrollada por Ramón Domenech sobre Códigos QR como propuesta de trabajo desde el área de música. Todas las actividades y tareas propuestas usan de diferentes maneras los códigos, como otros recursos web como Flickr, Google Maps, Gmail e Instagram.

 

Otro proyecto educativo basado en códigos QR es QR Edu, diseñado por Itinerarium, una plataforma dirigida al profesorado para que pueda generar actividades educativas y lúdicas con sus alumnos.

 

En su paper “Aprendizaje Móvil Aplicado en la Educación Usos prácticos ~ QR Code” (junio 2010), Luis Bayonet Robles, explica que los códigos QR vinculan el mundo físico con el virtual, ofreciendo acceso a recursos en línea para los objetos y lugares. “De esta manera, los códigos ofrecen apoyo al aprendizaje vivencial, pudiendo de esta manera brindar experiencia física al aprendizaje. Ofrecen un valor pedagógico ampliado en los ejercicios que los estudiantes realizan en la creación y contribución de su contenido”, sostiene.

 

“Es necesario indicar que para lograr una inserción efectiva del código QR en el ámbito educacional, se requiere un mayor esfuerzo de integración y restructuración de las clases que los docentes imparten. Pero el mismo tiempo integraría elementos nuevos a la docencia a través de recursos disponibles, los cuales están al alcance de todos los estudiantes, sin incurrir en gastos adicionales”, sugiere Bayonet Robles.