Indicadores
La formación como política corporativa para mejorar la competitividad

El 41% de los 101 ejecutivos de empresas industriales radicadas en la Argentina, que fueron consultados en el marco de la encuesta sobre ‘Competitividad en las Empresas Industriales Argentinas: actualidad, problemáticas y desafíos’, manifestaron que los programas de capacitación y entrenamiento del personal, forman parte de las políticas internas que las empresas están implementando o planean implementar para mejorar la competitividad, detrás de la mejora de procesos (89%), la inversión en maquinarias o inmuebles (59%) y la reducción de gastos y/o personal (50%).

 

La medición fue desarrollada por NUMAN, consultora de reclutamiento para mandos medios y altos con foco exclusivo en áreas de Ingeniería, Supply Chain y Ventas industriales, y el IEEC - Escuela de Supply Chain y Logística; con motivo de la realización del ‘Foro Argentina Industrial 2017’.

 

“Analizando los resultados de la encuesta, se observan tendencias positivas como la necesidad de destrabar los cuellos de botella generados en la comunicación con los niveles de supervisión y operativos, que son los encargados de llevar a la práctica la ejecución de las acciones diarias. Además, se toma conciencia y urgencia de la necesidad de confiar, en estos niveles, la concreción de una capacitación más alineada a los objetivos corporativos y en sintonía con un plan estructurado de capacitación; al necesitarse todos los recursos de conocimiento y voluntad que cada persona pueda aportar”, consideró Ignacio Sánchez Chiappe, director del IEEC.

 

“También se afianza el convencimiento de la utilidad de implementar y trabajar por procesos, acompañados por sistemas informáticos que capturen la información cuando y donde se produce, para detectar aquellos puntos del sistema que requieren mayor atención en su aporte a la competitividad de la empresa”, agregó.

 

Sin embargo, para Sánchez Chiappe, las conclusiones de las mesas de análisis, revelan que las empresas tienen aún muchos ‘deberes’ pendientes. “En particular llama la atención, que al momento de considerar la Evaluación de los Sistemas de Gestión, los ejecutivos no hayan mencionado la necesidad de mapear procesos. Tampoco se hizo hincapié en la oportunidad de generar indicadores que miren la totalidad de la cadena”, advirtió.

 

En cuanto a la captación de talento, a la hora de seleccionar profesionales del mercado, las principales restricciones que encuentran las áreas de Capital Humano son las exigencias salariales de los candidatos (50%) y la reducida oferta de profesionales con los conocimientos técnicos requeridos (45%).

 

“Durante los debates desarrollados en el marco del Foro Argentina Industrial, se percibió que la capacitación continua y una mayor profundidad en la formación de los Mandos Medios de las empresas industriales, serán durante los próximos años elementos cruciales para la mejora del desempeño de estas empresas. Aquí vale resaltar que es imposible llegar a ser un país competitivo, sin recursos humanos que estén preparados para trabajar en las industrias que se pretendan priorizar en el plan de desarrollo de una nación”, expresó Daniel Urman, director de NUMAN.

 

 

“Competitividad e integración del sistema educativo a la matriz productiva deben trabajarse con una visión a largo plazo. No debemos dejar de tener en cuenta que en la actualidad no son pocos los profesionales que recién notan la disociación entre universidad y mercado, al terminar sus carreras universitarias, cuando no encuentran oferta suficiente para insertarse exitosamente en el mundo laboral”, agregó Leandro di Nardo, director de NUMAN.

 

En tanto, Ignacio Sánchez Chiappe puntualizó que en las economías más competitivas se rescata el valor del individuo como diferenciador, ya que el ser humano tiene las capacidades para utilizar todos los avances tecnológicos, incluida la inteligencia artificial, con el fin de aportar valor y optimizar los procesos productivos. “Pero esta tendencia mundial aún no se ve reflejada entre las preferencias de las empresas argentinas, al momento de definir políticas internas para mejorar su competitividad, ya que solo en el 41% de los casos se están implementando o planean implementar programas de capacitación y entrenamiento del personal, para elevar los niveles de competitividad”, analizó.

 

“Hoy, el capital humano es central para que una organización y un país alcancen la competitividad. Tenemos que entender la importancia de desarrollar el talento y las habilidades de las personas a través de la educación, ya que la educación pasó a ser el verdadero patrimonio de los trabajadores y de las empresas”, enfatizó el director del IEEC.

 

Agosto 2017